Fryderyk Chopin. Te suena el nombre, ¿verdad?

lista rozdziałów

Aunque no haya que explicar a nadie quién fue, son muchos los que asocian la figura de Chopin sobre todo con la emblemática foto con el monumento del Parque Real de Łazienki que representa al compositor con aire meditabundo sentado bajo la sombra de un sauce azotado por el viento. Sin embargo, no estaría de más darnos cuenta de que si Fryderyk Chopin, varsoviano de reconocida fama mundial, hubiera vivido en nuestros tiempos, habría conseguido miles de fans en Facebook.

El niño prodigio

Fryderyk Chopin llegó al mundo en 1810 en la aldea de Żelazowa Wola. La fecha exacta de su nacimiento aún hoy sigue suscitando dudas, dado que las fuentes documentales  mencionan dos fechas: el 22 de febrero y el 1 de marzo.

Los Chopin se mudaron a Varsovia cuando el pequeño Fryderyk había cumplido apenas unos meses. Una vez en la capital, volvieron a cambiar de domicilio, aunque sus respectivas casas siempre estaban situadas en los alrededores de la calle Krakowskie Przedmiescie, en torno a la cual se centra hasta hoy día la vida cultural de la ciudad.

Fryderyk creció en una familia con tradición musical. En su casa en muchas ocasiones sonaba el canto y se tocaban diferentes instrumentos: el piano, la flauta y el violín. Por tanto, no fue nada extraño que empezase a desarrollar su vocación musical desde una edad muy temprana. Chopin comenzó a estudiar piano a los seis años. Su primer profesor de música fue Wojciech Zywny, pianista de origen checo, que muy pronto se dio cuenta del enorme talento del muchacho.

Los conciertos de Fryderyk despertaban gran entusiasmo en los salones de la aristocracia varsoviana. Hasta la prensa capitalina llegó a expresar su admiración por ese niño prodigio que había compuesto sus primeras obras a la escasa edad de apenas ocho años.

matka

Tekla Justyna Chopin (1782-1861), madre de Fryderyk. Jan Zamoyski, óleo sobre lienzo, 1969. Fuente: NIFC.

ojciec

Nicolás Chopin (1771-1844), padre de Fryderyk. Jan Zamoyski, óleo sobre lienzo, 1969. Feunte: NIFC.

chopin1

Fryderyk Chopin (1810-1849). Maksymilian Fajans, litografía según Ara Scheffer, siglo xix. Fuente: NIFC.

ludwika

Ludwika Marianna Chopin (1807-1855), hermana de Fryderyk. Jan Zamoyski, óleo sobre lienzo, 1969. Fuente: NIFC.

izabella

Justyna Izabella Chopin (1811-1881), hermana de Fryderyk. Jan Zamoyski, óleo sobre lienzo, 1969. Fuente: NIFC.

emilia

Emilia Chopin (1812-1827), hermana de Fryderyk. Miniatura sibre marfil, autor desconocido. Fuente: NIFC.

La música no era todo

A Chopin lo asociamos inmediatamente con la música. Sin embargo, el pequeño Fryderyk llevaba una vida típica de cualquier muchacho de su edad. De niño recibía clases particulares en casa, después ingresó en el Liceo de Varsovia, que gozaba de una excelente reputación. Allí, además de recibir una educación muy completa, entabló muchas amistades que supo cuidar hasta el fin de sus días.

Fryderyk era muy querido entre sus compañeros, a los que entretenía con su permanente buen humor, su alegre talante y su don para la mímica y el gesto, que empleaba para imitar a medio mundo. Sus cartas, preservadas hasta nuestros días, demuestran el esmero y la dedicación con los que cultivaba las amistades entabladas durante los años escolares.

Fryderyk solía pasar las vacaciones en el campo, dedicando el tiempo de ocio a hacer excursiones por la comarca, a su afición a la caza y a las fiestas populares.

Tras un par de años, al ingresar en la Escuela Superior de Música, Fryderyk empezó a frecuentar con los amigos las tertulias en los cafés de moda, a concertar sus primeras citas amorosas, y a practicar patinaje sobre el río helado.

Desgraciadamente Chopin, desde muy temprana edad, tuvo problemas de salud que  limitaban su calidad de vida y a menudo requerían tratamiento médico. Incluso ante esas adversidades, el compositor siguió manteniendo su prudencia habitual y su sentido del humor.

Llevaba la patria en el corazón

Al terminar sus estudios en la Escuela Superior de Música, Fryderyk inició un nuevo capítulo de su vida. En 1830 el joven compositor realizó un viaje a Viena, donde se enteró del   estallido de la Revolución de Noviembre en Polonia. Chopin echaba mucho de menos su amada patria, pero la familia lo convenció para que no volviera a su país natal. Chopin viajó a París, donde pronto llegó a formar parte del círculo de los intelectuales y artistas más destacados de la capital francesa. Su gran popularidad quedó reflejada en las palabras del compositor y violinista, Antoni Orłowski, coetáneo de Chopin: “Las francesas se vuelven locas por él y es la envidia de los hombres. Está de moda. Sin duda acabaremos llevando guantes a lo Chopin.

Chopin vivió en París hasta su muerte. Falleció a los 39 años, probablemente de tuberculosis. Fue enterrado en el cementerio parisino de Père Lachaise. El corazón de Chopin, siguiendo su última voluntad, fue trasladado  a Varsovia por su hermana Ludwika.

VER MÁS

Name*

Email*

Type message in English

x